Charlas, jornadas, actividades formativas, discusiones de actualidad.

REACCIONES ANTE EL MATRIMONIO PARA TODOS (Ehe für alle)

Union Homo El pasado viernes 30 de Junio el Parlamento Alemán votó a favor de equiparar uniones homosexuales con el matrimonio tradicional. 393 de los 603 diputados votaron a favor, incluyendo más del 70% de los diputados de la Union (CDU y CSU). La Canciller Angela Merkel votó en contra. La Iglesia católica ha reaccionado de forma crítica ante la nueva ley, la Iglesia protestante más bien da la bienvenida a la decisión.
La nueva Ley, votada el 29 de Junio de 2017, que declara como matrimonio la unión de parejas del mismo sexo, igual que las parejas heterosexuales, era un proyecto bastante discutido por los partidos políticos de Alemania desde hacía varios años.
Ya desde el año 2001 la Constitución alemana reconocía derechos civiles a las uniones del mismo sexo, dándoles una validez jurídica similar a la validez de la unión matrimonial. En 2014 había en Alemania más o menos 41.000 uniones civiles registradas de este tipo.
Ahora bien, el reconocimiento de estas uniones como matrimonio, incluido el derecho de adopción, como se dijo, había sido propuesto por los partidos alemanes: por los Verdes (Grünen) desde el 2005, por la Izquierda (Linke) desde el 2010, por los Socialdemócratas (SPD) desde el 2010, y por los Liberales (FDP) desde 2012. Sólo la Unión (CDU/CSU), presidida por Merkel, rechazó esta equiparación argumentando la protección del matrimonio y de la familia; tampoco favorecía el derecho de adopción por parejas del mismo sexo.
En Europa las Constituciones de 13 países, entre ellos España y Portugal, reconocen como matrimonio la unión de parejas del mismo sexo; fuera de Europa la reconocen 9 países, entre ellos Argentina, Uruguay, Colombia y algunos estados de México.
Volviendo a Alemania, hace pocos días la Canciller Merkel desbloqueaba el debate y daba vía libre al proyecto de ley, declarando como asunto de conciencia el voto de cada diputado. El desbloqueo pudo estar condicionado por la campaña electoral de los partidos, que pusieron el Matrimonio para todos (Ehe für alle) como bandera de combate.
Según el periódico El Tiempo (Die Zeit), las dos grandes Iglesias alemanas, la Protestante y la Católica, están divididas en este punto: la Iglesia protestante incluso se le adelantó al gobierno, pues algunas seccionales ya declaran vínculo matrimonial ante Dios la unión de dos personas del mismo sexo.
La Iglesia Católica no está de acuerdo con la ley gubernamental y lamenta la divergencia entre el nuevo concepto del estado y la concepción cristiana del matrimonio.
¿Qué postura asumimos cada uno de nosotros ante la aprobación de esta Ley? ¿Es ella otra señal de que Europa y el mundo se emancipan cada vez más de la reglamentación cristiana? Los cristianos que la apoyan, ¿muestran con su actitud empatía ante estas nuevas formas de pensar? No deberíamos permanecer incólumes ante este desarrollo de la sociedad y tomar postura.

COMUNIDAD CATÓLICA DE LENGUA ESPAÑOLA · Thüringer Str. 35 · 60316 Frankfurt · correo(at)misionfrankfurt.de · @ en lugar de (at)